Poema

Escucha, hija, mira: inclina tu oído,

olvida tu pueblo y la casa paterna.

Prendado está el rey de tu belleza.

Salmo 44

Sentada en el jardín espero la poda.

Caracoles abren mucosas,

 

sus babas cuelgan en la cocina:

inclina tu oído decís, un poco, un poco más.

 

Al caer la tarde, el zigzagueo arquea,

las estatuas del fondo liberan sus yuyos

 

y en mi cuerpo bordeo esa curva,

rosas diminutas entre tus tramas.

1 Comment

Responder a pablo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s