Decir

1

Donde  más digo menos digo.

Y si porfío sin cambiar de elán o polo o centro

enrosco ablando borro lo ya dicho.

Porque decir es un rayo y su sombra.

 

 

2

Tengo una herida siempre verde

que reconoce el filo

del nombre oculto en la neblina.

 

3

Cuando recibo una palabra inesperada

la retengo y vigilo sus diferentes porvenires

hasta que alguno de ellos

de pronto se recuerda se incorpora

y no hay palabra ya

sino un gran viento que me empuña.

 

4

Quisiera ensayar

el paso de lis

del fuego que sube al espíritu.

 

5

Persiguiéndome por los ríos

espero alcanzarme en el mar

y encontrar en mi infancia

un dios irresistible

un sonido que abra y cierre los otros

como un nocturno barco surcando un arpa.

 

 

6

Quisiera decir la pasión

aterradora del universo en la noche,

su ardiente abrazo que abandona.

 

 

2016042604182233e75ff09dd601bbe69f351039152189Amelia Biagioni (1916-2000), Las cacerías en Poesía completa, Adriana Hidalgo, Buenos Aires, 2009.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s