Un poema

A flor de piel

Aquella mujer raiga cepas, indivisibles costras

por lo bajo, mientras, las margaritas

abren

sus pétalos al enrejado.

Cubre su perfil, sobre el fango se inclina:

en mi ventana el vaivén de las hojas,

ágil o diminuto,

se desvanece con la corriente.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s