Daniela Camozzi

 

Última trasnoche

 

Como una pitonisa

anuncia calamidades

y se encorva para murmurar

su adivinación:

 

Tantas noches en vela

harán de tus ojos

dos cuencos de cal.

 

Es agosto, llovizna,

y un sol blanquecino

revela mugre vieja

en las azoteas.

 

**

Las formas irreales

 

Si lo que está ahí en la orilla

es un mascarón de papel maché

carcomido por el salitre,

o una sirena que ya

no se irá del tajamar, ¿qué es

esta figura: un maniquí

apenas cubierto por su velo?

¿Tu reflejo entre cristales, un pozo

lleno de sapos, vivos todavía?

 

Del libro La felicidad ajena, Huesos de Jibia, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s