Daniela Camozzi

 

Última trasnoche

 

Como una pitonisa

anuncia calamidades

y se encorva para murmurar

su adivinación:

 

Tantas noches en vela

harán de tus ojos

dos cuencos de cal.

 

Es agosto, llovizna,

y un sol blanquecino

revela mugre vieja

en las azoteas.

 

**

Las formas irreales

 

Si lo que está ahí en la orilla

es un mascarón de papel maché

carcomido por el salitre,

o una sirena que ya

no se irá del tajamar, ¿qué es

esta figura: un maniquí

apenas cubierto por su velo?

¿Tu reflejo entre cristales, un pozo

lleno de sapos, vivos todavía?

 

Del libro La felicidad ajena, Huesos de Jibia, 2008.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s