Desaprensión por lo público

Una política educativa de calidad no es ajena a una política educativa inclusiva y eso implica la cuestión docente. Si quienes administran los asuntos públicos no identifican que hay sectores de la población donde se dificulta garantizar el acceso a la educación, no pueden pretender que se les reconozca como una buena gestión. Quien administra debe encontrar las herramientas para dar respuesta y asegurar la educación. Esto significa cubrir designaciones docentes y habilitar vacantes. Algo tan sencillo y trivial pareciera que la gestión Macri-Narodowski la desconociera. La indignación es moneda corriente por situaciones como la inseguridad. Esta desaprensión por la educación pública de los sectores menos favorecidos debería asumirse con igual o mayor indignación; máxime que luego, y probablemente, serán éstos los destinatarios de las sospechas de una parte de la sociedad que suele mirar con un solo ojo. “Inseguridad”, “paco”, “exclusión”, sólo puede afrontarse si el Estado prioriza y garantiza la educación pública para quien la necesita. Hacer otra cosa es engaño.

José Machain (Consejero del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires)

Diario Perfil, 30/03/09. Nota completa en http://www.criticadigital.com.ar


1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s